jueves, 16 de junio de 2011

Recuerda virtudes de Pedro Infante



Los fans de Pedro Infante en Nuevo León disfrutaron el jueves de las decenas de anécdotas del ídolo mexicano relatadas por su hija Lupita Infante.
Con gran sencillez y sentido del humor, Lupita describió en el Auditorio del Museo de Historia a su padre como un hombre generoso, simpático, sano, talentoso y también con gran apetito.
Una de las historias que contó fue la de su viaje a Mérida, a los 4 años de edad, para visitar a su papá, quien ya se había separado de su mamá, la bailarina Lupita Torrentera.
"En la noche, ¡oh Dios mío!, que me hago pipí en la cama y entre sueños dije: 'me va a matar, se va a enojar', yo con esa cabecita tan chiquita imagínense lo que sufrí", relató entre las risas de un centenar de asistentes.
"En eso oigo una carcajada de mi papá, pero estruendosa, así de las que se avienta en las películas, '¡Vengan por esta niña!, ya se le salió el agua a esta chamaca!'".
De esas convivencias también recordó algo que le parecía hermoso de su padre, quien pedía que todos comieran juntos en la misma mesa, incluyendo sus empleados y las domésticas.
"Claro que yo llegaba a casa de mi mamá, casada con León Michel, y le decía a la muchacha: 'vente María a comer con nosotros' y él casi me mataba: 'Lupita no, el servicio come en la cocina'", añadió Lupita, de 59 años de edad, quien ha reunido una colección de objetos personales e información de su padre durante 35 años.
Muchas de las anécdotas fueron sobre el amor que le tenía el astro del cine mexicano a la buena comida.

Lupita contó que un día se comió una torta de dos t-bones, acompañado del actor Jorge Negrete y el director Ismael Rodríguez, quienes no se pudieron acabar sus platillos y cuestionaron cómo él sí había podido.
"Me lo empujo con más pan", bromeó Infante en aquella ocasión.
El ambiente fue relajado, incluso uno de los asistentes pasó a cantar dos canciones en el escenario al finalizar la charla de Lupita, quien visitó Monterrey para inaugurar la exposición "Pedro Infante. Recuerdos de un Ídolo", que permanecerá en el Mune hasta el 15 de mayo.
"Con todo esto les puedo decir que Pedro Infante nos hereda algo bellísimo que es tener las puertas abiertas y el amor de toda la gente que te quiere gratis", expresó la hija del actor, acompañada de algunos de sus familiares.
"Claro, un gran compromiso porque en uno está el hacer que esa puerta siga abierta. Con este compromiso tan grande, con ese señorón, la humildad que tenía, yo creo que a ninguno de nosotros nos quedaría ser payaso".







No hay comentarios:

Publicar un comentario